Menú
Escudo Saint Luke
Propedéutico
Saint Luke, Escuela de Medicina

Terapia infantil: qué es y cuáles son sus beneficios

Terapia infantil: qué es y cuáles son sus beneficios

PSICOLOGÍA CLÍNICA

Terapia infantil: ¿qué es y cuáles son sus beneficios?

Explicamos todos los detalles de la psicoterapia dirigida a niños y niñas.

Por Jonathan García-Allen

La terapia infantil o psicoterapia infantil es un tipo de intervención terapéutica que tiene como finalidad principal potenciar el bienestar emocional y social del niño, y se diferencia de la terapia de adultos no tanto en el objetivo de las intervenciones sino en la manera de llevar a cabo la relación y el proceso terapéutico.

Los problemas psicológicos también han de tenerse en cuenta a en edades tempranas, pues un tratamiento eficaz en estas edades va a condicionar positivamente el futuro de un niño y su bienestar y pueden prevenir futuros problemas en los adultos.

¿Qué es la terapia infantil?

Esta forma de terapia se basa en un conjunto de técnicas y métodos usados para poder ayudar a niños y niñas que tienen problemas con sus emociones o conductas, y uno de los muchos elementos que la diferencian de la terapia para adultos es que utiliza el juego como elemento clave en la terapia. Además, implica a la familia (y en ocasiones la escuela y/o otras instituciones y profesionales) en el proceso terapéutico, por lo que la relación terapéutica y la alianza es múltiple.

La terapia infantil es muy experiencial y vivencial. Los terapeutas infantiles ponen en práctica actividades y juegos para relacionarse y comunicarse con los niños. No obstante, el lenguaje y la comunicación verbal en este tipo de terapia es también importante, como en la terapia de adultos, pero es necesario adaptarlo a la etapa evolutiva en la que se sitúa cada niño, tanto a nivel de comprensión y expresión del lenguaje como de las características de su cognición y pensamiento. Por ello, un terapeuta infantil debe tener conocimientos profundos sobre el desarrollo evolutivo, las características de cada área (social, cognitiva, emocional, etc.) en cada momento de la vida del niños.

Estos profesionales son expertos en ayudar a los niños a desarrollar y construir la autoestima sana, mejorar la comunicación, las habilidades sociales, estimular el desarrollo y mejorar su inteligencia emocional y relacional. En definitiva, los terapeutas infantiles necesitan una formación y experiencia adecuada y especializada para interactuar con los pequeños mediante técnicas adaptadas, así como para entrenar a padres en técnicas psicológicas que ayuden a influir en el comportamiento y emociones de sus hijos.

Características de la terapia basada en el juego

Los problemas psicológicos y emocionales que afectan a los niños, igual que en los adultos, pueden tener un impacto en su vida de diferentes maneras, por ejemplo en su rendimiento escolar, o puede provocarles problemas de conducta.

Los beneficios de la intervención psicológica infantil son múltiples, y muchos de ellos son conseguidos con técnicas como la terapia basada en el juego, en la que el terapeuta crea un un entorno protegido y estructurado (el terapeuta actúa como guía) con juegos y juguetes, para poder observar la conducta del niño e indagar en sus eventos internos como pensamientos, sensaciones y emociones.

Gracias a a la terapia basada en el juego, el niño encuentra una manera de expresión que facilita la comunicación de sus problemas, preocupaciones, emociones y pensamientos sin necesidad de tener que verbalizar de forma directa el problema como haría un adulto (en ocasiones el niño no es consciente ni del "problema") y sin sentirse amenazado o interrogado.

Los terapeutas infantiles utilizan este método terapéutico en distintas situaciones, entre las que destacan:

  • Separaciones, divorcios y dificultades familiares
  • Proceso de duelo
  • Traumas infantiles
  • Bullying y acoso escolar
  • Situaciones de negligencia física y emocional
  • Cambios culturales
  • Trastornos de conducta y trastornos del aprendizaje
  • Dificultades emocionales y comportamentales

Los beneficios de la terapia infantil

Gracias a la terapia infantil los más pequeños desarrollan habilidades sociales y relacionales, mejoran la autoestima, aprenden a afrontar los problemas, liberan tensiones y, además, tienen la oportunidad de practicar herramientas para mejorar su bienestar emocional y su vida diaria.

El juego terapéutico es una manera ideal para que el niño exprese y controle sus emociones, y fomenta la expresión de sus inquietudes, pues le da confianza para expresar su personalidad y mostrarse tal y como es. En este espacio el niño encuentra una conexión con sus propios sentimientos y mejora su autoconciencia emocional. El juego ofrece la ventaja de representar situaciones de su vida real pero manteniendo el distanciamiento emocional que el niño no tiene en su día a día, lo que le permite que explore y trabaje en posibles soluciones sin sentir la presión de las consecuencias de la vida cotidiana.

Además, los padres, que son figuras imprescindibles en el proceso terapéutico infantil, también aprenden a analizar las situaciones donde los niños presentan dificultades y aprenden cómo intervenir en ellos de una manera cariñosa, cálida y adecuada a su edad, ayudándoles a llevar una vida más adaptativa, sana y feliz.

¿Cuándo llevar a mi hijo al psicólogo?

Ser padre es, sin duda, una de las mejores experiencias de la vida; sin embargo, también puede ser una situación muy estresante y difícil cuando un hijo presenta dificultades emocionales o psicológicas, pues los padres siempre quieren lo mejor para sus hijos y para su desarrollo sano. Pero, ¿cómo saber cuándo es necesario llevar a un hijo al psicólogo?

Existen una serie de señales que pueden indicar que es el momento de llevar a un hijo a terapia infantil. Son las siguientes:

  • Problemas de conducta: enfado e ira excesiva, rabietas descontroladas e intensas o frecuentes, desobediencia extrema, agresividad, etc.
  • Problemas para conciliar el sueño, pesadillas
  • Problemas de atención, lectura o lenguaje (por ejemplo, retrasos en el habla)
  • Hiperactividad e impulsividad
  • Bajo rendimiento escolar
  • Tristeza, desinterés, estado de ánimo decaído, somnolencia excesiva
  • Cambios en el apetito
  • Timidez, retraimiento y problemas de relación social
  • Falta de respuestas emocionales apropiadas
  • Problemas con el control de los esfínteres
  • Miedo intenso e irracional
  • Conductas repetitivas y obsesivas

Fuente:https://psicologiaymente.net/clinica/terapia-infantil consultado 22 junio 2018.

Autor:Jonathan García-Allen psicólogo y entrenador personal en Tarragona y Barcelona | Director de comunicación de Psicología y Mente.

¡Conoce nuestro Diplomado en Psicoterapia Infantil! 
Enfoques y Perspectivas actuales.
Desarrollar habilidades y competencias en psicoterapia infantil.

Más información en: https://www.diplomadoenpsicoterapiainfantil.com/

¡ Cupo Limitado !


Escribe un comentario

 

 

 

 

Solicita información