Menú
Escudo Saint Luke
Propedéutico
Saint Luke, Escuela de Medicina

Sobrepeso y obesidad en México

Sobrepeso y obesidad en México

El sobrepeso y la obesidad se han convertido en el factor de riesgo más frecuente entre los mexicanos. El padecer sobrepeso u obesidad eleva el riesgo de desarrollar enfermedades del corazón, diabetes, cáncer y otros problemas.En nuestro país se calcula que 30% de los niños y adolescentes y más del 70% de los adultos lo padecen. El sobrepeso es más frecuente en hombres, mientras que la obesidad es más frecuente en mujeres1.

El sobrepeso y la obesidad son el resultado de ingerir más calorías que las que se gastan. Sin embargo, la solución no es tan sencilla como dejar de comer o hacer más ejercicio, son muchos los factores que causan que comamos mal y no nos movamos lo suficiente2.

Entre los factores más importantes en la epidemia de sobrepeso y obesidad está el cambio de dieta de los mexicanos. Hemos dejado de comer alimentos naturales para comer más alimentos procesados, altos en carbohidratos y en sodio. Lo hacemos por conveniencia, facilidad de preparación, tiempo, e incluso por que son más baratos. También es cierto que somos uno de los países en donde más se consume refresco en el mundo y se ha demostrado científicamente que este consumo está relacionado con el sobrepeso y el desarrollo de enfermedades como la diabetes. En México se calcula que se consumen más de 160 litros promedio anuales de refresco por persona y que los niños tienen hasta 6 oportunidades de comer productos chatarra en la escuela.

Otra razón importante es la disminución en la actividad física. Se dice que esta disminución está relacionada en gran medida a que vivimos en comunidades urbanas, en donde no tenemos que caminar mucho o no pueden los niños salir a jugar o hacer algún deporte por la falta de infraestructura o la inseguridad. Cuando alguien desarrolla sobrepeso u obesidad, sus ganas de hacer ejercicio disminuyen y si lo hace le da más hambre, creándose así un ciclo vicioso difícil de resolver.

Entre las soluciones que se proponen para evitar y disminuir los índices de sobrepeso y obesidad entre los mexicanos están las agrupadas en la educación para mejorar la alimentación y el ejercicio, las enfocadas a mejorar la atención médica de quienes lo padecen y las dirigidas a mejorar las leyes para evitar la promoción de productos no saludables (especialmente hacia los niños) e informar mejor a los consumidores del contenido de los alimentos que se venden3. Se considera que el mejor grupo para empezar a educar en este rubro son los niños en la escuela, ya que hay más oportunidades de que cambien sus hábitos y los conserven en la vida adulta, además que se ha visto que el 80% de los niños con sobrepeso u obesidad lo conservan en la vida adulta. Los padres de familia son obviamente otro grupo importante para educar y se agrupan en las estrategias escolares, ya que son quienes proporcionan los alimentos a los menores, incluyendo la oportunidad para consumir comida chatarra.

Es importante además abrir más espacios de atención médica que nos ayuden a resolver el problema. Un niño o cualquier adulto con problemas de sobrepeso u obesidad y con cualquiera de sus consecuencias deben recibir atención personalizada y de varios especialistas, incluyendo un médico, un nutriólogo y una psicóloga que le ayuden a bajar de peso y controlar su enfermedad.

Otra parte importante son las leyes que nos permitan crear espacios más saludables en nuestras comunidades. El constante bombardeo de anuncios de comida chatarra, que la mayor parte de las veces engañan disfrazándolos de saludables por la adición de vitaminas o hierro, debe regularse para evitar su consumo exagerado. También la existencia de etiquetas de contenidos calóricos que ayude a cualquiera a decidir qué alimento es más saludable o bajo en calorías o sodio que otro, debe promoverse.

Se dice que vivimos en comunidades obesigénicas (causantes o promotoras de la obesidad) en donde consumimos mucho refresco, altas cantidades de comida procesada, no hacemos ejercicio y somos constantemente hostigados por publicidad que nos invita a seguir manteniendo este estilo de vida. Sin embargo, si conocemos el daño que puede representar para nuestra salud y la de nuestros hijos seguir así, podemos empezar a elegir mejor y poco a poco cambiar algunos alimentos malos por más sanos o naturales, aumentar la actividad física paulatinamente quizá caminando un poco más en el trabajo o la escuela y dejar de considerar la comida chatarra como un premio, especialmente hacia los niños.


La solución al problema del sobrepeso y la obesidad está en manos de todos nosotros, solo tenemos que hacer conciencia y empezar a actuar para disminuirlo. La recompensa a estas pequeñas acciones es grande, se trata de mejorar nuestra salud.

 

Autor: Dr. Manuel López Kneeland
Asignatura: Promoción de la Salud en el Ciclo de Vida
Institución: Saint Luke, Escuela de Medicina

 


Fuentes

1 Gutiérrez JP, Rivera-Dommarco J, Shamah-Levy T, Villalpando-Hernández S, et-al. Salud de los Adultos en: Encuesta Nacional de Salud y Nutrición 2012. Resultados Nacionales. Cuernavaca, México: Instituto Nacional de Salud Pública (MX), 2012. Pp. 91-110.

2 Rivera J, Velasco A, Hernández M, Aguilar C, Badillo F, Murayama C. Obesidad en México: Recomendaciones para una Política de Estado. Trabajo de postura. En: Rivera J, Hernández M, Aguilar C, Badillo F, Murayama C. Obesidad en México: Recomendaciones para una Política de Estado. Universidad Nacional Autónoma de México, 2012. Pp 11-41.

3 Secretaría de Salud del Gobierno de la República. Estrategia Nacional para la Prevención y el Control del Sobrepeso, la Obesidad y la Diabetes. Primera edición, septiembre 2013. México.


Escribe un comentario

 

 

 

 

Solicita información