Menú
Escudo Saint Luke
Propedéutico
Saint Luke, Escuela de Medicina

Implantes cocleares ¿cómo funcionan?

Implantes cocleares ¿cómo funcionan?

Un implante coclear es un dispositivo electrónico que ayuda a las personas a escuchar. El dispositivo está diseñado para producir sensaciones auditivas útiles mediante la estimulación eléctrica de los nervios del oído interno. El mecanismo de un implante coclear funciona de manera diferente que un audífono, y se implanta mediante cirugía

La gran mayoría de las personas que padecen hipoacusia tienen las células ciliadas del oído interno (o cóclea) dañadas. Gracias al implante, el sonido es transferido a los nervios auditivos, permitiéndole oír nuevamente. A pesar de que existen diferentes tipos de implantes cocleares, la mayoría cuentan con un sistema muy similar: Estimulador – receptor que decodifica y envía señales eléctricas al cerebro. Este debe ser implantado quirúrgicamente dentro del hueso temporal. Micrófono – receptor colocado en la parte externa del oído. Esta parte del dispositivo recibe el sonido, lo convierte en señales eléctricas y lo envía a la parte interna del implante coclear. De manera general, un implante coclear funciona captando el sonido y, después, convirtiéndolo en señales eléctricas. La corriente eléctrica activa el nervio auditivo, el cual envía a su vez una señal al cerebro. Si bien, el implante coclear simula la audición natural, el resultado no es un sonido o una audición natural. Gracias a terapias y procesos de aprendizaje, el cerebro aprende a reconocer las señales eléctricas para que la persona los interprete como estímulos auditivos. Los candidatos para implantes cocleares son personas con hipoacusia (de moderadas a profunda) en ambos oídos, y aquellas que hayan intentado mejorar su audición mediante prótesis, pero no hayan tenido grandes resultados. El éxito de un implante coclear depende de diversos factores, por lo cual los resultados pueden variar ampliamente entre un paciente y otro. El pronóstico puede verse afectado por el tiempo que el paciente ha sido sordo, la edad en la que perdió el sentido auditivo, la edad en la que se le implantó el dispositivo, el tiempo de uso del implante, las capacidades de aprendizaje, etc. Una vez que se hace el implante, el paciente puede oír mejor que con una prótesis auditiva, concentrarse en un entorno con diversos estímulos auditivos e, incluso, hablar por teléfono.


Escribe un comentario

 

 

 

 

Solicita información