Menú
Escudo Saint Luke
Propedéutico
Saint Luke, Escuela de Medicina

Esclerodermia ¿qué es?

Esclerodermia ¿qué es?

Cuando hablamos de enfermedades autoinmunes, es muy común pensar en padecimientos relacionados con órganos internos o síntomas complejos. La realidad es que cuando se desarrolla una enfermedad causada directamente por el sistema inmunitario, las consecuencias pueden ser ir desde las más simples hasta las más complicadas.

Una de las enfermedades desarrolladas por la falla del sistema inmune que se ve atacada tanto superficial como internamente, es la Esclerodermia. Se trata de una afección autoinmune caracterizada principalmente por el engrosamiento y/o endurecimiento de la piel y en algunos casos también llega a los órganos internos.

Esta enfermedad ataca principalmente el tejido conjuntivo sano, lo cual ocasiona alteraciones en la piel, vasos sanguíneos y músculos.

¿Qué causa la Esclerodermia?

Hasta el día de hoy, no se sabe con certeza cuáles son las causas de dicha enfermedad, sin embargo, el registro de similitudes en la mayoría de los casos muestra que, es una enfermedad que afecta a personas de 30 a 50 años de edad, siendo mujeres en su mayoría.

Por el momento solo se ha determinado que no se trata de una enfermedad contagiosa ni hereditaria, dejando como principal origen, una alteración en los factores genéticos.

¿Cuáles son los síntomas?

Está comprobado que existen ciertos tipos de Esclerodermia que afectan solo la piel, mientras que otros afectan todo el cuerpo. Actualmente se clasifica en dos grupos:

Localizada: afecta principalmente la piel de manos, cara y en ocasiones puede llegar a los músculos o huesos, pero no a los órganos internos. La velocidad con la que evoluciona es relativamente moderada.

Sistémica: damnifica grandes zonas de piel en todo el cuerpo e incluso llega a órganos internos como corazón, pulmones y riñones. El cuidado que debe tenerse con esta clasificación es mayor, pues resulta complicado medir la gravedad de los daños en los órganos internos.

Los principales síntomas para ambas clasificaciones son:

Cutáneos:

  • Cambio en al coloración de los dedos de pies y manos.
  • Llagas en los dedos de las manos y pies.
  • Rigidez en la piel facial.
  • Perdida del cabello.

Musculares/óseos:

  • Dolor muscular y/o articular.
  • Rigidez de los dedos y articulaciones.

Aunque no se ha encontrado una cura o tratamiento específico para dicha enfermedad, en la mayoría de los casos los médicos recurren al uso de medicamentos para controlar los síntomas y evitar complicaciones.


Escribe un comentario

 

 

 

 

Solicita información