Menú
Escudo Saint Luke
Propedéutico
Saint Luke, Escuela de Medicina

El corazón: "un órgano que siente y piensa"

El corazón: "un órgano que siente y piensa"

El corazón es quizá el órgano humano que más ha despertado el pensamiento filosófico. Desde Platón y Aristóteles se le ha dado un  lugar preponderante debido a su ubicación central en el cuerpo humano. Lo que para los anatomistas es un músculo que impulsa sangre a través de sus arterias al cuerpo y lo mantiene vivo, para pensadores, filósofos, escritores, literatos y poetas es más que un aparato complejo.

Aún sin aparatos modernos o pruebas de laboratorio, el corazón ha sido considerado como el receptáculo del alma para algunos autores y para otros, sin descartar lo primero, el de las emociones. En el curso de la filosofía presocrática los espíritus se dividían fundamentalmente en dos direcciones: los que atribuían al corazón, como órgano físico, las tendencias y las pasiones, siempre en lucha con el cerebro, y los que, sin negar esto, atribuían al corazón la facultad de pensar.

Para Platón los movimientos del corazón, no sólo se circunscribían a los efectos físicos, sino a causas exteriores como cuando se experimenta la ira; en tanto para Tomás de Aquino “es un instrumento de las pasiones del alma”, y el filósofo matemático Blas Pascal sostenía que el hombre conoce el universo a través del pensamiento, al igual que lo hace con otras facultades como el corazón, de él es la célebre frase: el corazón tiene razones que la razón ignora.

La concepción estoica (siglo III a.C.) de la compenetración entre los elementos emotivo y pensante encuentra también su expresión anatómica. Los estoicos situaban la razón en el corazón, que tradicionalmente se ubicaba en el cerebro. Esta concepción iba en contra de las teorías médicas de Herófilo y Erasístrato cuyos trabajos establecían la facultad pensante en la cabeza y los afectos en el corazón. “Las audacias anatómicas de los estoicos no provienen del ámbito científico, sino que forman parte de una simbología destinada a redefinir la relación entre los afectos y el logos”, de acuerdo con María Daraki y Gilbert Romeyer-Dherbey. 

La cultura y la religión han influido al paso del tiempo en signos comunes como el de las emociones, en particular el referido a los impulsos del amor. En las imágenes y pinturas relacionadas con Cristo en la Edad Media y el Renacimiento, el corazón simboliza el amor a la humanidad o la luz que sale del pecho de Jesús o de la virgen María. Las sensaciones expresadas en “romper el corazón”, “corazón partido”, “con el corazón en la mano”, etcétera, son muestras de este simbolismo, que de acuerdo con La Revista Española de Cardiología, son a veces tan reales que se confunden con síntomas físicos en pacientes que se sienten enfermos de “su corazón emocional”.

 En otras culturas, el corazón es el principal transmisor de energía, como en la tradición hindú, anterior al budismo, la cual cree que en el cuerpo existen muchos centros energéticos, desde la región del periné hasta la coronilla, en la cabeza, los cuales son llamados chakras. El cuarto chakra, a la altura del corazón, se llama el anajata. Hacia abajo del cuarto chakra están los centros más «inferiores», la sexualidad, las emociones, lo vegetativo, y hacia arriba, lo intelectual y lo puramente espiritual. En el anajata o centro del corazón se unen estas energías materiales y espirituales, sobrepasan los opuestos.

Para los aztecas o mexicas, el corazón era utilizado para definir el “yo” más profundo. Esta civilización consideraba, como muchas otras, que la falla de este órgano significaba una muerte inminente, por lo que lo ubicaban como el punto energético central del cuerpo. Los aztecas consideraban el corazón como lo más sagrado en su relación con los dioses y con su ser íntimo, la voz de los hombres. El sacrificio como ofrenda a los dioses estuvo siempre centrado en el corazón humano para mantener un orden cósmico y recibir favores de los seres supremos.

La noción moderna del funcionamiento del corazón se debe al médico inglés William Harvey, quien en el siglo XVI sentó las bases de la cardiología. En 1628 publicó Exercitatio Anatomica motu Cordis et Sanguinis in Animalibus (Ensayo anatómico sobre el movimiento del corazón y la sangre en los animales) en el cual describía con precisión el mecanismo del aparato circulatorio, a pesar de que realizó sus estudios sin microscopio.

El corazón ha sido y es un tema de interés, su misterio es también objeto de estudio, material de poetas y del lenguaje común para denominar la nobleza humana.

 


FUENTES:

Alcoberro, Ramón. Una introducción a la “Pensées” de Blaise Pascal 1623-1662. Filosofia i pensament. <http://www.alcoberro.info/planes/pascal.htm> Fecha de consulta (27-06-2017).

Bárcena, María. Blas Pascal, el pensador sensible. La Jornada, 4 de noviembre 2012. <http://www.jornada.unam.mx/2012/11/04/sem-maria.html> Fecha de consulta (30-06-2017).

La anatomía a través de la historia. Infomed Especialidades, sitio cubano para los profesionales y técnicos de la especialidad Anatomía Humana. Cuba. <http://especialidades.sld.cu/anatomia/anatomia-humana/edad-moderna/> Fecha de consulta (27-06-2017).

 Green, Marco Antonio. 6 antiguos anatomistas. El rincón del galeno, 28 de diciembre 2016 <http://elrincondegaleno.blogspot.mx/2016/12/6-antiguos-anatomistas.html> Fecha de consulta (27-06-2017).

Daraki, Maria y Romeyer_Dherbey, Gilbert. El mundo helenístico: cínicos, estoicos  y epicúreos. Barcelona: Ediciones Akal, 1996, 72 pp (pág 23). Impreso.

Baeza, Hernán. El mito del corazón. Revista Española de Cardiología. 2001. Vol. 54 Núm.03. <http://www.revespcardiol.org/es/el-mito-del-corazon/articulo/10021523/> Fecha de consulta (28-06-2017).

Ana Paula de la Torre. El significado del corazón para los mexicas. 10 de Noviembre 2016. <http://masdemx.com/2016/11/sobre-el-significado-del-corazon-para-los-mexicas-aztecas/> Fecha de consulta (29-06-2017).

La sangre y el corazón, el alimento de los dioses aztecas. Revista Sacrificios Humanos. El Mundo. <http://www.elmundo.es/la-aventura-de-la-historia/2014/06/09/53956ff9e2704e68438b4576.html> Fecha de consulta (29-06-2017).


Escribe un comentario

 

 

 

 

Solicita información